Bene Bergado .- Señuelos

Bomba biótica - Bronce. Interior: Nendo-Dangos (arcilla, semillas de trébol blanco, cayena y legumbre) envueltos en algodón. 24,5 x 20 x 20 cm
+ VER MÁS IMÁGENES

Bomba biótica - Bronce. Interior: Nendo-Dangos (arcilla, semillas de trébol blanco, cayena y legumbre) envueltos en algodón. 24,5 x 20 x 20 cm

Bomba biótica.Detalle instalación obra Bomba biótica.

Hojas de Gaia. Chorro de tinta sobre Dibond. 120 x 200 cm.

Huevos de basura. Instalación

Huevo de basura.Detalle huevo de resina acrílica pintada relleno de plásticos de envoltorios de productos de consumo y poliestireno expandido Huevo de basura. Detalle huevo de resina acrílica pintada relleno de plásticos de envoltorios de productos de consumo y poliestireno expandido Huevo de basura. Detalle huevo de resina acrílica pintada relleno de plásticos de envoltorios de productos de consumo y poliestireno expandido Huevo de Basura. Detalle huevo de resina acrílica pintada relleno de plásticos de envoltorios de productos de consumo y poliestireno expandido

Trampa 1. Jaula trampa apara jabalíes, suelo de madera de roble, piezas de bronce pintadas al óleo (monas de mandarina, excrementos y hoja). 200 x 60 x 80 cm.

Trampa 1. Jaula trampa apara jabalíes, suelo de madera de roble, piezas de bronce pintadas al óleo (monas de mandarina, excrementos y hoja). 200 x 60 x 80 cm. Trampa 1. Detalle piezas de bronce pintadas al óleo Trampa 1. Detalle piezas de bronce pintadas al óleo Trampa 1. Detalle 1. Trampa 1. Detalle jaula trampa Trampa 1. Detalle jaula trampaLa galería Espacio Mínimo presenta su quinta exposición individual de BENE BERGADO bajo el título de señuelos: señuelos como señales y reclamos, tentaciones y advertencias. Este nuevo proyecto ahonda en varias cuestiones presentes en trabajos anteriores de la artista como la señalética en objetos de uso y de consumo, la jaula como hábitat, o la escultura como contenedor, pero también presenta elementos novedosos en su repertorio como huevos, redes o jaulas-trampa. Con procesos, formas y materiales especialmente cuidados, y desde una sensibilidad netamente escultórica, sus series indagan en la complejidad de las vivencias contemporáneas en relación a las formas de producción y de alimentación, formalizando una reflexión sobre la representación y la realidad en el contexto del siglo XXI y tocando temas como la conciencia de límite, la prevalencia de los contenedores sobre los contenidos, los recursos y los residuos, los procesos de normalización del desastre consecuencia del éxito de la cultura del desarrollo…

Las obras que componen esta exposición pertenecen a tres series:

I. Serie HABITATS.

BENE BERGADO continua su serie habitats, que inició para su última exposición HOM@ en 2010, con la obra titulada trampa 1, que construida a partir de una jaula-trampa para animales de gran tamaño y con elementos de acondicionamiento interior para humanos, entremezcla el hogar con la trampa, y entiende la arquitectura como una secreción del habitante. Esta obra nos confronta a un espacio dentro del espacio respecto al cual somos  simultáneamente cazador y cazado, humano y animal, espectador y contemplado. Como “naturalezas muertas”, sus señuelos son además rastros de un habitar: un plato, restos de alimentos y excrementos, fundidos todos en bronce y pintados al óleo.

II. Serie HUEVOS.

La obra huevos de basura está formada por un conjunto de huevos de diversos tamaños rellenos de basura no orgánica suspendidos y atrapados en una red. Cada uno de ellos lleva inscrito un código correspondiente a un sistema de gestión ambiental, la fórmula química de un tipo de embase para alimentos, mas las fórmulas genéricas de los  materiales con los que está construido el huevo mismo. La  basura interior de los huevos está formada por todos los envoltorios plásticos de productos que la artista ha desechado en un mes. La medición de la civilización, realizada en función de la cantidad de desperdicios, alude también a los peligros del fraude simbólico ligados a la cultura del “capitalismo sostenible”, incluso a la legalización normalizada de la destrucción mediante los sistemas de gestión ambiental (SGA: UNE, ISO, etc.) y las agencias de calificación. Los huevos de basura no son sólo depósitos de materiales plásticos derivados del petróleo y de costosa biodegradación, sino también gérmenes viables de una nueva rebiogeneración.

Partiendo de una forma de huevo, la obra titulada bomba biótica recrea una “Bomba Orsini”, icono de la revolución social de finales del XIX. Esta bomba es un contenedor de bronce relleno de “nendo-dangos” -bolitas de arcilla mezcladas con semillas (trébol blanco, legumbres, cayena, etc.)-, sistema de siembra perteneciente al método Fukuoka. La filosofía de este método de cultivo, cuyo fin es reproducir las condiciones naturales del suelo tan fielmente como sea posible, se basa en no hacer, no intervenir o forzar las cosas.

III. Serie  MAPAS.

 La obra hojas de Gaia es una imagen de 120 x 200 cm realizada a través de chorro de tinta directamente sobre dibond que representa un mapa cuyos continentes son hojas de berza mordisqueadas por caracoles. El cambio de tono transforma las hojas en fragmentos de piel donde las zonas mordidas aplastadas o dañadas aparecen como zonas heridas, magulladas o lesionadas. Es como si al cambiar de color se desvelaran las lesiones de las hojas que aparecen ocultas a nuestros ojos. La referencia a la “Hipótesis de Gaia” en esta obra, muestra el mapa como un indicador de la decadencia vital del propio territorio. Es la vida la que lo ha ido modificando, y por lo tanto las condiciones resultantes son consecuencia y responsabilidad de la vida que lo habita.